Skip to main content

Para los santeros Santa Bárbara es Shangó.

cuba1621

Santa Bárbara una virgen y mártir cristiana del siglo III, forma parte de la lista oficial del martirologio de la Iglesia Católica.

Los primeros negros africanos traídos a Cuba adoraban a Shangó, considerado un emperador de infinito poder y dueño del oráculo, pero imposibilitados de rendirle tributo abiertamente, tuvieron que identificarlo con Santa Bárbara, una virgen en la que creían los miembros de la religión católica en el país.

El hecho es  que durante la etapa colonial la población negra de la isla era superior a la blanca y el homenaje cobró mayor significación, entre ellos, en detrimento del catolisismo, pero en la actulidad unos mantiene el rito a la deidad cristiana y otros se postran ante la excelsa y gallarda figura del Shangó.

Santa Bárbara aparece representa por una espada , con un paño de color rojo anudado al cuello y asimismo es poseedora del rayo y el trueno, y a ella se elevan las plegarias de los fieles ante las inclemencias del tiempo y con iguales atributos se reconoce a Shangó, un dios llegado desde África Occidental de la mano esclava

Las fiestas de Santa Bárbara Bendita y el guemilere a Shangó,  comienzan la noche del tres de diciembre y se extienden durante  todo el día siguiente, al ritmo de los tambores, alrededor de un altar adornado con telas de color rojo oscuro, flores, velas y platos de harina de maíz, dulce de coco, plátanos maduros y verdes y golosinas.

Los alimentos son degustados por los presentes y una parte es reservada a la deidad, mientras el sonido de los tambores imprime un toque solemne  a la ceremia que comienza con un canto dedicado a Elegba, catalogado como señor de los caminos y único que puede abrirlos o cerrarlos, según estime conveniente.

Así las voces de los presentes de mayor rango pronunciarán una frase en lengua yoruba, sin tradución literal al castellano, que significa; “Oh Elegba, oh Eshú, yo me postro ante ti” y después el ceremonial continua con otros cantos y la exposición de otras deidades , hasta que se imponen las carcajadas de Yemayá.

El ritual a Santa Bárbara, concluye con la entrada de Shangó, machete en mano , moviendose de un lado a otro del recinto, con ojos desorbitados y dientos apretados, como para imprimir mayor dureza a su rostro, y cuando dejan de sonar los  de tambor se eleva la plegaria por Olofi, por Olodunmare, salud y suerte.

Para los católicos Santa Bárbara nació en el siglo III, en la Turquía asiática, con límites en el Mar Negro y a la edad de nueve años fue encerrada en una torre por su padre, quien quería protegerla de la vista de los hombres y del cristianismo, pero la joven dotada de gran inteligencia se percató de la falsedades de la doctrina pagana.

Ella logró entregarse a la fe cristiana y Dios la hizo santa, y entonces su progenitor enfurecido y temeroso de perder sus bienes materiales y privilegios otorgados por el Cesar, ordenó que la encarcelaran y la castigaran de forma cruel, y después el mismo la decapitó, pero ese día un rayo terminó también con su vida

 

Leave a Reply