Skip to main content

La historia de un hecho de sangre de ribetes sensacionalista

la venus asesina

Nena era célebre en los lugares de diversión y vida elegante habaneros. (Foto Internet)

La extraña muerte de la prostituta francesa Rachel Dekeirsgeiter, conceptuado como el crimen del siglo XX en Cuba y la fatídica suerte de Lola, que se dice resultó asesinada en La Habana a las tres de la tarde, en fecha sin precisar, constituyen hechos de sangre de ribetes sensacionalistas, manipulados por la prensa hasta alcanzar fama, incluso internacional.

Ambos asesinatos jamás esclarecidos, y que al parecer tuvieron como movil el elemento pasional, quedaron impunes, como otros casos similares ocurridos durante de la época y que inspiraron centenares de notas periodísticas, minuciosos procesos judiciales y en su momento despertaron el interés de la ciudadanía en uno y otro rincón de la isla caribeña.

El de «La bella murciana»que vivía en un edificio de la esquina de Nueva del Pilar y Belascoaín, víctima del médico Edmundo Mas devino uno de los asesinatos más sonados de la Cuba de las primeras décadas del siglo XX, pero quizá el más espeluznante el de Celia Margarita Mena,”La Descuartizada”, muerta y desmembrada por su amante, el policía René Hidalgo.

Nena Capitolio

En estas y otras historias por contar las mujeres figuran como las victimas fatales; sin embargo Maria Luisa Grant Lamigueiro, conocida como La Venus o “Nena Capitolio” por su anatomía monumental, fue condenada por el asesinato a tiros de su amante, Santiago González, estudiante y empleado del hotel habanero Bristol, a quien doblaba tranquilamente la edad.

Ella lo ultimó en la habitación de la casa de huéspedes de la calle San Rafael, en la capital cubana donde vivían, y aunque la mujer, que se había autoagredido, quiso hacer pasar el hecho, primero, como un pacto suicida entre ambos y luego como una defensa propia, sus argumentos no convencieron a las autoridades y al final hablaron los hechos.

El caso discutido con delirio a fines de la década del 30 del pasado siglo, se inscribe como una de las jornadas más brillantes de la Policiología cubana, mientras la prensa de la época explotaba a su antojo los filones de sensualidad y sentimentalismo, tejiendo a partir de la conducta de los personajes implicados, las leyendas más peregrinas y encontradas.

En  las investigación participaron los doctores Israel Castellanos, director del Gabinete Nacional de Identificación, y Manuel Barroso, figura notable de la Medicina Legal cubana, y en el juicio espectacular que se le siguió, fue hallada culpable del delito de homicidio y condenada a 12 años de privación de libertad, pese a las presiones que altas figuras de la política intentaron ejercer a su favor.

Leave a Reply