Skip to main content

En el mundo no existe hoy un medicamento que cure a la joven.

patria ramirez, histora conmovedora actrizLa conmovedora historia de la actriz cubana Patricia Ramírez González, victima de un lamentable accidente del tránsito en abril  de 2014, constituye un testimonio desgarrador sobre la lucha por la vida, según publicada en su edición del miércoles el díario Granma, de circulación nacional.

Ella sufrió múltiples traumas craneales y otras alteraciones que le imposibilitaron seguir con el curso normal de su vida y en el momento del dramático hecho se en­contraba inmersa en la filmación de la telenovela Cuando el amor no alcanza, escrita por Mai­­té Vera y dirigida por Jorge Alonso Pa­dilla.

Tras recibir los primeros auxilios en la Clínica Internacional Cira Gar­cía,  fue trasladada a una Unidad de Cuidados Intensivos donde permaneció con ventilación artificial y otras asistencias y los 14 días se le practicó una traqueotomía y a los 28 logró despertar del estado de coma.

Precisa la información que en esos días en una sala de terapia intensiva sufrió un cuadro de infecciones, problemas respiratorios, y de presión arterial, asi como una neumotórax, mientras los partes médicos eran desgarradores, siempre la definían en estado crítico, recuerda su madre.

Antes de llegar al Centro Internacional de Res­tauración Neurológica en abril del 2015, Pa­tricia Ramírez fue atendida en varios centros de salud de La Habana, como el Hospital Clínico Qui­rúrgico Hermanos Ameijeiras y el Instituto de Neurología y Neurocirugía.

Durante este tiempo la paciente presentó episodios de Hidrocefalia, por lo que fue intervenida quirúrgicamente en varios ocasiones, entre otras complicaciones que pueden aparecer en pacientes como Patricia, explica el doctor Amado Díaz de la Fe, entrevistado por la AIN

En el Ciren fue evaluada por un equipo multidisciplinario de especialistas que detectaron en ella algunas comorbilidades que era necesario erradicar, antes de enfocarse en el trabajo neurológico, esfera donde sin lugar a dudas este centro cuenta con un merecido prestigio a nivel internacional

Patricia no tiene reconocimiento de sí misma ni del entorno, pero tiene suficiente vitalidad para realizar el ciclo sueño-vigilia y es capaz de mantener una respiración y una digestión adecuadas, aunque la ingestión debe ser asistida, al padecer de trastorno de mínima conciencia.

El el doctor Amado Díaz de la Fe,  jefe del equipo médico que atiende la juvenil artista dijo que el tratamiento abarca estimulación cerebral no invasiva con corriente directa, realizada por especialistas experimentados en la región prefrontal izquierda durante una treintena de sesiones.

Así el programa comprende  la atención de terapistas fí­sicos, defectólogos, logopedas, y además, se se aplica magnetoterapia, laserterapia y electroestímulos, resume el especialista, quien se muestra optimista y explica que la evolución y la respuesta al tratamiento tiene sígnos positivos.

Aseveró que lamentablemente no existe hoy un medicamento que posibilite el paso del paciente de un estado neurológico a otro y en el mundo no se registra evidencia científica ni hay guías prácticas clínicas específicas que planteen cómo trabajar con este tipo de caso.

Leave a Reply